El nombre 

“Utaki” es una palabra que proviene de la lengua de Okinawa, anciano reino de Ryû-Kyû en el sur del Japón. El termino designa pequeños espacios sagrados que podemos encontrar por toda la isla y sus alrededores. Son rincones en la naturaleza en donde el hombre siente una fuerza especial: un árbol, un conjunto de piedras, un arroyo escondido en el bosque y, y porqué no, un bar en donde vamos a escribir o pensar y nos sentimos muy bien.

El origen 

Espacio Utaki fue creado en el año 2013 en pleno corazón del barrio de La Boca, a dos pasos de Caminito, por el artista Magy Ganiko, quién luego de vivir en el exterior durante 20 años vuelve a La Boca, barrio en el que nació y al que llegó su familia por primera vez desde Okinawa en los años 40. Es un antiguo conventillo de madera y techos de zinc, reciclado. Fue construido sobre pilotes a principios del siglo XX, en 1902, por un reconocido marino y carpintero de barcos genovés.

Lo que hacemos

Abordamos el cuerpo como territorio de exploración en la escritura y en las artes vivas.

Nos especializamos en artes vivas, empatizamos con el arte de la danza, el teatro, la poesía, la música, las artes visuales y la performance, y sostenemos  formatos atípicos en la creación escénica. 

En Utaki se realizan los entrenamientos semanales de Danza MOI (Movimiento Orgánico de Individuación), método que Magy Ganiko creó y desarrolla. Y los talleres de escritura Karada que dicta Ankoku Hikari donde se reúnen personas (con o sin experiencia en escritura) que quieren explorar el cuerpo desde la palabra.

Utaki es sede de la Compañía de artes vivas Cia Magy Ganiko y de la Escuela del Genius, una propuesta de formación para toda persona que quiera darse un tiempo y un espacio para la creación.