Clases MOI

MOI (Movimientos Orgánicos de Individuación) es un entrenamiento para bailarines, performers, actores y todas aquellas personas que deseen expandir conciencia creativa a través de los potenciales ocultos en los mitos personales. Propone no considerarse como un individuo sino como un “dividuo”, o sea que siempre bailan “dos”, nuestro pequeño yo y su “doble cuántico”. El primero se debe poner al servicio del segundo.

MOI cuestiona ideas preconcebidas en las cuales a sido “educado” el cuerpo. Se in-corpora en el sin tiempo mítico, dejando caer relojes, calendarios, horarios. Entrenando el movimiento desde el aquí y ahora, desde lo sensorial, emocional y pulsional, articulando desde allí la escritura de la danza, en la sincronicidad materia-espíritu.

En Espacio Utaki (Garibaldi 1675, La Boca) Miércoles 17 a 19hs / Sábados 11 a 13hs

1 clase $300

1 clase por semana – mes adelantado $1000

2 clases por semana – mes adelantado $1700

En Espacio Templum (Ayacucho 318, Congreso) Martes 17 a 19hs

1 clase $350

1 clase por semana – mes adelantado $1200

“El término Butoh siempre me mete en problemas, pero mi estudio fue sobre ciertos conceptos de Kazuo Ohno en los que quería indagar: cómo llegó a su mundo creativo y cómo lo desarrolló. Yo quería bailar eso que no sabía, y de esa manera se fue abriendo mi propia investigación” En esta nota en Balletin Dance, un resumen sobre la investigación que propone Magy en las clases.

Magy Ganiko nació en Buenos Aires donde actualmente vive y trabaja.
Artista multidisciplinario, es coreógrafo, director, bailarín, performer, artista visual,
también estudió cine en París. Realizó creaciones en Japón, Hong Kong, Francia,
Bélgica, Alemania y Noruega. Hijo de inmigrantes de Okinawa, Japón, el mestizaje
entre la cultura asiática y la latinoamericana marcará toda su creación artística. Se
formó en Japón en danza Butoh con el gran maestro Kazuo Ohno. Su universo
habla de reinventar el presente en un nuevo mito liberador. Sus trabajos tocan
temas que tienen que ver con las paradojas pulsión-razón, lo sagrado-lo profano,
los mitos, el kitsch, la enfermedad, la deformación e Hiroshima-Nagasaki, donde
estuvo su padre asistiendo después de las bombas.

Entre sus obras figuran Water Reflections (1997), en colaboración con el artista
multimedia japonés Haruo Higuma; Lamentaciones de un pétalo de jazmín (1998);
Le Pont du Vent (1998), con la coreógrafa francesa Fabienne Brioudes;
MurMurs(2006); Mysteries of Love (2007); Tintorería Tokio (2008); Utaki (2009); La
forêt pendu d´un arbre / El bosque colgado de un árbol (2010); El cuerpo invisible y
Riachuelo (2016); ZonaZero (2017).
En 2012 se radicó nuevamente en Argentina, crea el Espacio Utaki donde desarrolla
un método de trabajo con el cuerpo: M.O.I. (Movimiento Orgánico de Individuación).

Ver CV completo